El tiempo que dedicas al móvil podría estar afectando a tu sueño

celular-de-noche

Los teléfonos inteligentes están cada vez más presentes en la vida cotidiana y a partir de su uso han surgido multitud de preguntas sobre cómo afectan a nuestra salud.  Para dar respuesta a alguno de de estos interrogantes, un equipo de investigadores dirigido por Matthew Christensen, de la Universidad de California en San Francisco,  acaba de publicar un estudio  en la revista de divulgación científica PLOS ONE, que nos revela que las personas que dedican más tiempo a sus teléfonos antes de acostarse tienen peor calidad de sueño.

Christensen y sus colegas buscaron probar la hipótesis de que el aumento del tiempo en la pantalla puede estar asociado con el sueño deficiente mediante el análisis de datos de 653 personas adultas en los Estados Unidos que participan en el Health eHeart Study. Los participantes instalaron una aplicación de smartphone que registró su tiempo de pantalla, definido como el número de minutos en cada hora en que se encendió la pantalla, durante un período de 30 días. También registraron sus horas de sueño y calidad de sueño.

Los investigadores encontraron que cada participante tuvo activado su teléfono inteligente un promedio de 3,7 minutos por cada hora. El tiempo de pantalla más largo se asoció con mala calidad del sueño y menos sueño en general, particularmente cuando los teléfonos inteligentes se usaban cerca de la hora de acostarse de los participantes.

Los autores afirman que su estudio es el primero en medir la exposición de los teléfonos inteligentes de forma prospectiva, pero advierten que el estudio también tiene algunas limitaciones importantes, incluyendo la auto selección de los participantes del estudio.

Este no es, sin embargo, el primer estudio que relaciona el uso de dispósitivos móviles con una mala calidad del sueño. Otra reciente investigación publicada en la revista JAMA, realizada entre niños de edad escolar, encontró que el uso de dispositivos móviles en horas cercanas a la noche afectaba a la cantidad y calidad del sueño, al tiempo que  producía un aumento de la somnolencia diurna. Algunas investigaciones han demostrado que hay asociaciones entre simplemente tener dispositivos electrónicos en el dormitorio y dormir peor.

Los científicos, sin embargo, no están seguros de por qué ocurre eso. La luz producida por los teléfonos inteligentes podría suprimir la producción de melatonina, que está relacionada con el sueño, pero también es posible que las actividades absorbentes, como publicar un mensaje en Facebook, produzcan estimulación.

Una mala calidad de sueño, además de disminuir el rendimiento en la escuela y el trabajo, se asocia con depresión, obesidad, enfermedades cardiovasculares  y muerte. “Sabemos que el mal sueño conduce a muchos problemas de salud, y sólo ahora estamos empezando a reconocer plenamente el impacto negativo en el sistema cardiovascular”, dijo el Dr. Marcus, uno de los participantes en la investigación.

Mientras que los hallazgos de los autores no pueden mostrar la causalidad o excluir la “causa-efecto” de que el sueño pobre podría conducir a más tiempo de pantalla, la asociación que encontraron podría encajar con la extendida teoría de que el uso de dispositivos móviles, y en este caso, de teléfonos inteligentes, puede afectar negativamente el sueño y repercutir en nuestra salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s